Sunday, March 16, 2008

Semana Santa



Este año la semana santa se nos adelanto en el calendario, se podría decir que para muchos es el “otro verano”, un pequeño saldito de las vacaciones para viajar a otro país aprovechando el bajo precio del dólar o relajándose en el campo o en la casita, durmiendo hasta tarde. Pero aparte del chipe libre para muchos lo que me llama la atención es otro punto.


Ante una nueva conmemoración de la muerte y resurrección de Jesús, el Cristo, me surge una pregunta ¿Cuál es el sacrificio que uno debe hacer en estas fechas y por que?, de donde salió eso de no comer carne, que en los tiempos de nuestros abuelos, aparte de no darle una mascadita al bife o al pollo, también era imperativo estar bien compuesto, no escuchar música profana, sólo clásica, no beber alcohol, etc. Depende del grado de religiosidad de la respectiva familia.


En fin…al parecer hoy el denominado sacrificio de no probar carnes en esos días, ha convertido al marisco es un producto top por decirlo así, ahora la moda el viernes, el sábado y también el domingo es darse un patache de locos, piures, y otras exquisiteces del mar.


Toda mi impotencia de no comer el jugoso asadito la vuelco en saturarme de mariscos y pescado, ¿Dónde está el sacrificio?.


Tan mecánico se ha vuelto todo que hasta una conmemoración tan excelsa como Semana Santa, ya no tiene ningún sentido en las gentes.
La famosa represión por unos días y de ahí si hice un “sacrificio por el señor” no me acuerdo.


Sacrificio deriva de dos palabras, Sacro: Sagrado, y Oficio: significa trabajo manual o físico que no requiere estudios teóricos.


Por deducción Sacrificio es un trabajo sagrado, y creo que en todo trabajo debe haber una vocación un cierto placer en hacerlo, y por eso creo que va más allá de no comer carne o privarse de oír música estridente, sino de comprender el hondo significado de la obra de Jesús, que meterse en el cuento de los mariscos o de los famosos huevos de chocolate.


Jesús al igual que Buda, Hermes Trismegisto, Krishna, entre otros maestros vinieron al mundo para cumplir con una elevada misión de dar un mensaje a la humanidad, cada uno de ellos lo hizo en épocas distintas, y aunque las formas en que lo develaron fueron diferentes, todos predicaban el mismo principio.


La diferencia es que Jesús, fue el más exhaltado de todos ellos, que por supuesto encarno ese principio cósmico CRISTO, por lo tanto se cristifico.


Para llegar a ese nivel, este hombre tuvo que pasar por todo un proceso en su vida, conocido como la iniciación, mucha de la historia no conocida de Jesús, está contenida en los evangelios de Santo Tomás, de Felipe, de Pedro, de María Magdalena entre otros, y por supuesto en la Santa Biblia.


Por lo tanto Jesús lo que hizo fue mostrar el camino que debe seguir un hombre para alcanzar la conexión con su íntimo, con su SER, o con Dios interno. Por supuesto que hay mucha simbología, metáforas, alquimia, y parábolas en las enseñanzas de Jesús.


Ahora si efectivamente él existió o no, me quedo con su doctrina que en estos cinco años me he dado cuenta que es el camino, la verdad y la vida…Eso cada uno debe descubrirlo por si mismo, ninguna iglesia ni institución te va a hacer santo por que te golpees el pecho delante de la multitud.


La doctrina del Cristo hay que "en-carnarla". Y no dejar de comer carne por las puras. Salió un divertido juego de palabras.

1 comment:

Claudio Arriagada said...

HAGAMOS UN ASADO PAULA....JAJAJA