Saturday, July 04, 2009

¿Hay vida después de la muerte?




Pensé que moriría…que sería el fin...después de ESO no imaginaba una vida distinta…
El periodo de agonía duro unos tres meses aproximadamente, bajé de peso…los pantalones me quedaban sueltos…vivía constantemente con una especie de tensión en el estómago que me hizo endurecer los músculos del bajo vientre…

Ustedes se imaginaran que me veía bien, flaca…todo me quedaba regio…sin embargo no me sentía alegre como para gozar de mi delgadez…no obstante aunque el dolor iba por dentro por fuera en ocasiones era normal...

Había instantes entretenidos en que hasta me olvidaba de esta “enfermedad mortal” y me reía o tiraba tallas media bizarras…hasta que inesperadamente me iba a la mierda cuando sonaba tal canción que me hacia recordar que estaba en crisis o las personas con las que estaba se ponían a conversar de temitas que me hacían ir al baño a llorar… (Me gusta llorar sola)

Los pañuelos desechables fueron mis amigos durante el 2008…un año demasiado cruel hasta en la numeración de sus días...
Así fue mi proceso de acabose, estimados blogeros…fallecí el día tanto…al tercer día fue mi funeral, al cual no llego nadie…sólo una amiga me trajo un hermoso ramo de rosas para mi ataúd…y así ocurrió todo en silencio…bien piola.

¿La gran pregunta es si hay vida después de la muerte? La certeza nadie la tiene, hay personas que dicen haber vivido las llamadas experiencias túneles, cuando están agónicos en la cama de un hospital y en instantes en que los médicos lo están reanimado ellos se salen de su cuerpo (se desdoblan) para sumergirse en un túnel guiados poderosamente por una luz radiante…sin embargo en medio de ese éxtasis espiritual…sienten que deben volver a su prisión de carne y hueso aunque no lo quieran…y así lo hacen (algo les queda pendiente por lo que deben retornar a este valle de lagrimas)

Al despertar muchos recuerdan el episodio...estas experiencias místicas calan tan hondos en las personas a tal punto que sus vidas adquieren un sentido distinto ¿Por qué hablo de todo esto se preguntarán ustedes?.

Bueno a mi juicio la muerte y la vida son las dos puntas de un mismo lazo…en nuestra existencia tenemos muchas situaciones que nos vivifican interiormente valga la redundancia y también otras que nos hacen morir o caer en el abismo de la desazón o el sinsentido…

Tal vez muchos se han sentido morir en “ciertas circunstancias”…cuando alguien querido los traiciona, la pareja los engaña o los deja, etc., así yo también he muerto muchas veces…la peor fue el año pasado como decía anteriormente…

Sin embargo a los pocos meses de enterrar el dolor, el engaño y lo negro…vino la luz….este ser se sumergió en una nueva matriz o un útero virgen para volver a nacer después de nueves meses de oscuridad.

Hoy estoy viva de nuevo…renací…puedo afirmar que hay vida después de la muerte.
En mi proceso de agonía psicológica también tuve experiencias túneles (en el sentido metafórico)…por instantes tuve contacto con la luz al final del camino…ahí aparecieron personas que me aconsejaron sabiamente y aunque quise quedarme en el mundo de ellos…tuve que volver a mis circunstancias de dolor pues algo estaba pendiente aún.

Finalmente cuan largo o corto sea la agonía depende de muchos factores…pero lo que sí, el dolor y lo negativo se alejan cuando ya han cumplido su misión en nuestra vidas: enseñarnos….
Cuando ya comprendemos, no tenemos necesidad de que "la vida se nos ponga por delante" y nos recuerde a través de experiencias difíciles que tenemos que cambiar…sólo cuando llegamos a este punto y soltamos Eso que nos amarga profundamente…estamos en condiciones de volar alto (como lo haría Juan Salvador Gaviota) y volver a posarnos en una nueva matriz para RE-VIVIR o RE-NACER.

2 comments:

Productora said...

Bueno a modo de complemento, creo que siempre que casi siempre los periodos luminosos o de nacimientos están antecedidos por circunstancias de oscuridad...siempre está presente la dualidad en nuestras vidas..esa lucha de las antitesis...
Eso era.

Productora said...

Poema 18

Llorar a lágrima viva.Llorar a chorros.Llorar la digestión. Llorar el sueño.Llorar ante las puertas y los puertos. Llorar de amabilidad y de amarillo.
Abrir las canillas, las compuertas del llanto.Empaparnos el alma, la camiseta.Inundar las veredas y los paseos, y salvarnos, a nado de nuestro llanto.
Asistir a los cursos de antropología llorando. Festejar los cumpleaños familiares, llorando. Atravesar el África,llorando.
Llorar como un cacuy, como un cocodrilo...si es verdad que los cacuies y los cocodrilos no dejan nunca de llorar.
Llorarlo todo pero llorarlo bien. Llorarlo con la nariz, con las rodillas. Llorarlo por el ombligo, por la boca.
Llorar de amor, de hastío, de alegría. Llorar de frac, de flato, de flacura. Llorar improvisando, de memoria. Llorar todo el insomnio y todo el día!

Autor: Oliverio Girondo
Libro: Espantapájaros